No es posible definir esta estirpe de hombres sin analizar profundos valores, muchos de los cuales han quedado tan en desuso como el mismo oficio, virtudes que atesoraban unos humildes hombres de Castilla La-Mancha. Pero la sentencia más ilustrativa la documentó Antonio Lleó, que fue inspector de Trabajo de la Provincia de Cuenca, escribiendo en 1928:

“No se desplazan a la aventura estos jornaleros al dejar sus aldeas para luchar por la vida. No son en modo alguno piedras arrancadas de sus alvéolos y lanzadas a ciegas por la onda de la pobreza. Todos son obreros especializados, de rancio abolengo, que vincularon a su familia la singular maestría, que más bien semeja ciencia que arte, de adobar los ríos para la buena flotación de maderas”.

O como los definiría Juan Navarro Reverter (1844-1924), Ingeniero de Montes, Académico de la Lengua y Ministro de estado:

“El ganchero es un hombre fuerte, robusto, bronceado, enjuto y tan insensible como la materia que su gancho guía, parco hasta el exceso en el vestir, parece que lleva sus anchos calzones para burlarse de las inclemencias del invierno. Y la ganchería es un perfecto mecanismo de relojería de resultados admirables. Estos hombres sin más lazo que la obediencia, dentro del deber, realizan el ideal de una sociedad libre bien organizada”.

También las palabras del Profesor José Luís Sanpedro, miembro de la Real Academia de la Lengua y excelente novelista, describen el carácter e idiosincrasia de los gancheros:

“Fueron los hombres más enteros, íntegros y más humanamente hombres que he conocido. Eran naturaleza en estado puro”

Como descendiente de una extensa familia de gancheros, quiero subrayar que a pesar de las penosas condiciones de trabajo que predominaban en todas las sociedades previas a la primera mitad del siglo pasado, el oficio de ganchero conllevaba intrínsecamente un sentimiento de orgullo ancestral, arraigado durante generaciones, conformando así el carácter y personalidad de los Pricenses.


Francisco J. Poveda Navarro
Asociación de Gancheros Comarca de Priego 2010
Diseño Web y Programación: Sai Computers